El bien más precioso

Mi viejo amigo Jonas siempre dejaba la puerta abierta cuando salia de su casa, en cambio, cuando estaba dentro se encerraba con llave.

Un día le pregunte la razón de tal actitud.

– Es muy sencillo- respondio – No tengo nada o casi nada. Mi bien más precioso soy yo mismo. Es normal que lo proteja.

Anuncios

Un pensamiento en “El bien más precioso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s