Los caramelos

Cuando coges un puñado de caramelos estando con más personas, tienes dos opciones, o quedarte con todos, o si eres generoso compartirlos. Si tu decisión es la segunda ¿estás dispuesto a sufrir las consecuencias? Claro está que por educación tú no vas a escoger el primero sino que das a elegir al resto. Cuando los repartes eres consciente de que te gustaría comer el de fresa o el de mora con esos colores tan llamativos y nunca el de menta que te agrada mucho menos. Pero ves que están eligiendo todos los que te gustan y nadie agarra el madito caramelo verde. Al final tal y como veías venir te han dejado el ultimo caramelo, el sufrido sabor a menta. Puedes pensar que esto te ocurre por tonto o inocente, que no habrías debido ofrecer nada a nadie o que tenías que haber sido tú el primero en elegir. Resignado desenvuelves el dulce y lo introduces en tu boca pensando en lo bueno que estaría cualquier otro sabor. Cual es tu sorpresa al descubrir que el caramelo no es de menta sino de uno de los sabores que más delicioso te parece, el rico y fresco melón.

A raiz de esta pequeña y simple vivencia reflexione sobre varias enseñanzas y valores. En nuestra vida podemos y debemos elegir, es un derecho y un deber. No suele ser muy satisfactorio que elijan por ti pues es muy probable que la elección no te guste.

Pero es muy diferente cuando tu decisión es compartir lo que tienes en beneficio de los demás. Cuando lo haces de esta manera no puedes sentirte defraudado pues no esperas nada a cambio, la mayor satisfacción es ver como disfrutamos todos juntos y además como con los caramelos la vida te puede regalar una dulce sorpresa tras una situación que no prometa mucho.

Para terminar solo quiero compartir una frase de Ralph Waldo Emerson: “La vida está tan bien organizada que nadie puede intentar en serio ayudar a alguien sin ayudarse a sí mismo”.

Anuncios

2 pensamientos en “Los caramelos

  1. Muy buena la expeeriencia y sobre todo, la frase final, es como decir aquello de ‘ayúdame a ayudarte’.

    Cuando uno estrecha la mano a alguien, es para que hayan dos en una.

    Saludos.
    JULIUS

  2. Como siempre, es un placer leerte, sigue compartiéndonos hallazgos y nuevos sabores de la vida!!!!

    Ojalá que despues pudieras ayudarme con dos tres cosillas que no entiendo del WordPress… nos vemos chica!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s