El erizo

Durante la Edad de Hielo, muchos animales perecieron a causa del frío.

Los erizos de aquel entonces, que eran mucho mayores de los que hoy en día se pueden observar en el campo, se dieron cuenta del peligro que entrañaban tan bajas temperaturas y acordaron permanecer siempre en grupo, y de esa manera, abrigarse los unos a los otros y protegerse del frío entre sí.

Pero sucedió que sus espinas herían a los congéneres más cercanos, justo a los que más calor ofrecían a su compañero. Por lo tanto decidieron alejarse los unos de los otros, y comenzaron a sufrir los efectos del frío, y a morir congelados.

Así que tuvieron que elegir, o aceptaban las espinas de sus compañeros o desaparecían de la faz de la Tierra. Con sabiduría, decidieron volver a estar juntos. De esa forma aprendieron a convivir con las pequeñas heridas que la relación con un erizo muy cercano podía ocasionar, ya que lo más importante era el calor del otro.

De ese modo pudieron sobrevivir. Se dieron cuenta de que la mejor relación no es aquella que une a individuos perfectos, sino aquella en que cada uno aprende a vivir con los otros, aceptando sus defectos y admirando sus cualidades.

Anuncios

2 pensamientos en “El erizo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s