Una escuela abierta, libre y enriquecedora

Había una vez una escuela en un pequeño pueblo, rodeada de naturaleza y aire puro. Era aquel un entorno privilegiado que ofrecía generosamente sus recursos, a profesores y alumnos, para un mejor conocimiento del medio y su propio esparcimiento. En esa escuela estudiaban niños y niñas del mismo pueblo, de la provincia y de todo el país. El alumnado era tan variado que la escuela ofrecía tres posibilidades. La primera era la de acudir a clase por la mañana y después volver a casa. La segunda era la de alojarse en las habitaciones que ofrecían, de lunes a jueves, porque el viernes la escuela cerraba. La tercera y última era vivir en dichas instalaciones.

Los niños y niñas que acudían a aquella escuela cursaban los estudios de primaria y secundaria hasta que llegaba la hora de ir al instituto. En ese momento debían abandonar la escuela o quedarse cursando los estudios de Formación Profesional en Hostelería. Después de más de 30 años en funcionamiento, muchas fueron las personas que habían pasado por sus instalaciones. Todos y cada uno de los alumnos y alumnas que vivieron esta escuela, consiguieron un gran éxito el resto de su vida gracias al secreto que la escuela sólo compartía con ellos.

El secreto era sencillo, el plan de estudios era elegido por el propio alumno. En contraposición al método tradicional, en el que el estudiante es tratado como un mero recipiente en el que el profesor vuelca su “papilla intelectual” ya masticada y digerida previamente, allí los niños y niñas elegían cómo, cuándo, dónde y qué estudiaban. Este, aparentemente, simple pero efectivo método dio durante muchos años personas despiertas, con inquietudes fuera de “lo normal” y con un nivel de autonomía personal sin precedentes.

Además, el colegio era considerado pionero en integración, palabra muy de moda en estas fechas. Allí compartían pupitre personas sin problemas aparentes, personas etiquetadas fuera de las instalaciones como “discapacitadas intelectuales o físicas”, personas señaladas fuera como “sobredotados” y toda una maravillosa mezcla de personas especiales. Nada más entrar, Teresa y Juan, cofundadores y directores de aquella fantástica institución, lo primero que hacían era “desetiquetar” a cada niño y niña y devolverle su nombre e identidad. Después dedicaban todos sus esfuerzos a ir guiando el crecimiento personal e intelectual de cada niño y niña, personalmente, igual que el campesino que guía el crecimiento de los brotes de una parra, hacia arriba, hacia lo más alto que cada cual pueda llegar. De esta manera conseguían los más bonitos y suculentos racimos de pensamiento, sabiduría, poesía y ciencia jamás vistos.

Aunque el comienzo de este texto pueda parecer el de un cuento de hadas, queridos amigos y amigas, no lo es. Esta escuela existe, se llama O’Pelouro y está en un precioso pueblo, en la provincia de Lugo. Yo lo he visto con mis propios ojos. Tuve la suerte de poder visitarlo y ha sido una de las mejores experiencias de mi vida. Os animo a que viváis O’Pelouro. De escuelas e instituciones similares salieron, o colaboraron en ellas, Emilia Pardo Bazán, Dalí, Lorca, Buñuel, Rafael Alberti, los hermanos Machado, Juan Ramón Jiménez, Ortega y Gasset, Gregorio Marañón, Luis Buñuel, Miguel de Unamuno, Pedro Salinas, Manuel de Falla, Azorín…

Anuncios

Un pensamiento en “Una escuela abierta, libre y enriquecedora

  1. Algunos cuentos merecen pasar a formar parte de la realidad. Me alegra saber que haya sitios así para la educación de los niños, creo que el antiguo plan de estudios y la integración de gente en centros especiales está ya fuera de lugar.
    Seguir con vuestro trabajo ,saludos y a cuidarseme 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s