La leyenda de Olga

Hace unos días, conversaba con una compañera sobre el devenir de la vida y la realidad de un destino alterable o ya marcado. Cada uno de nosotros se mantenía en una posición contraría a la del otro. Uno pensaba que el destino ya estaba escrito y otro que el destino lo creaba uno mismo. Se unió a nosotros una tercera compañera y nos contó la siguiente historia, la leyenda de Olga y sus aventuras por el lejano oriente:

Olga nació en una casa de humildes pero habilidosos fabricantes de cuerdas. Ella aprendió con perfección el oficio llegando a obtener gran maestría. Ya adulta su padre le propuso que le acompañara en un viaje a otras ciudades para vender sus cuerdas y aprovecharían para buscarla un buen marido.

Pero una gran tormenta hizo que el barco en el que viajaban se hundiera. Olga callo al mar y fue llevada por la marea a la orilla de una playa. Su padre había muerto y ella se sentía desamparada. Pasadas unas horas la encontraron una familia de tejedores, andando, sin rumbo y agónica por la playa. A pesar de ser pobres la acogieron en su hogar como si fuera una hija, con la intención de compartir su comida y oficio. Poco a poco se fue haciendo una experta en hacer telas y en los secretos de los mejores tejidos reconciliándose con su destino.


Pero llego un día que estando en la playa observando el mar, desembarco una banda de piratas y la hicieron prisionera junto a otras personas. La llevaron a otro país y la vendieron como esclava. Sucedió que en el mercado de esclavos estaba un rico mercader que buscaba mano de obra barata para su taller de fabricación de mástiles de barco. Cuando vio el abatimiento de la muchacha decidió comprarla, pensando que de este modo podría ofrecerla una vida más digna. Mas tarde llevando a Olga a su hogar como ayudante para su esposa se enteró que un incendio había acabado con todas sus existencias por lo que no pudiendo afrontar los gastos que le ocasionaban tener trabajadores se quedó tan solo con Olga y su esposa. Los tres tendrían que llevar a cabo la tarea de fabricar mástiles.

Olga como agradecimiento al mercader de que la hubiera rescatado de algún destino más desagradable, trabajó tan duramente y con tanta entrega que pasados unos años consiguió ser una autentica experta en la fabricación de postes y mástiles por difíciles que estos fuesen de resolver.

Su amo, agradeciendo su dedicación y servicios, le concedió la libertad, pasando a trabajar para el como ayudante de confianza. Fue así como consiguió ser feliz y dichosa en esta, su tercera posición.

Como el comerciante se hacia viejo, Olga tubo que encargarse de llevar unos mástiles a un destino fuera de su país. Se puso en camino de viajar a un soñado oriente. Pero de nuevo un tifón hizo naufragar su barco antes de llegar a la costa. Se vio de nuevo en la misma situación y se decía entre sollozos “otra vez mi vida vuelve a tropezar ante su destino” pensaba que cada vez que llegaba a dominar un oficio surgía algo inesperado que la hacia cambiar de dirección. Una vez repuesta se levanto y se puso a caminar hacia un poblado cercano.

En estas tierras no era habitual ver a personas extranjeras y la acogieron con respeto y curiosidad.
Sucedió que en aquel país había una leyenda profética, que decía que llegaría una mujer de muy lejos que haría ella sola, sin ayuda de nadie, un templo para el emperador de difícil y precisa construcción.
Todos los emperadores, desde anteriores dinastías, mandaban heraldos a poblados y ciudades del país pidiendo que enviaran a la corte a cualquier mujer extranjera. Fue justo en una de esas ocasiones cuando Olga fue presentada al emperador.

-Señora-, dijo el emperador enseñándola un papiro, -¿serias capaz de construir un templo de estas características pero sin ayuda de nadie?- Olga al ver el dibujo se sintió iluminada, sabia que era capaz de hacerlo, pues según lo que observaba hacia falta un gran mástil tan fuerte y flexible como los que hacia y dieron tanta fama a su antiguo amo el mercader. Hacia falta también un tipo de tela de características tales que tan solo aquellos entrañables tejedores con los que compartió afecto y habilidades podrían haberle enseñado. Y por ultimo dedujo que esa construcción debía poseer unos sistemas de sujeción de una clase de cuerda tal que pudiese soportar el impacto de los fuertes vientos sin perder tensión y resistencia, solo sus padres, aquellos expertos hilanderos podrían haberle enseñado algo así.
Olga trabajo duramente a lo largo de nueve meses y finalmente presentó su obra al emperador, el cual tras observar con asombro la perfección y detalle de la construcción premió a Olga con la generosidad de las grandes recompensas con sabor a destino.

La prosperidad el amor y la sabiduría habían llegado de manera plena y abundante a la vida de Olga que encarnaba la plenitud y la grandeza de la vida. Cuentan que todo aquel que llego a conocerla salía de su presencia iluminado de esa extraña confianza y certeza que proporciona la perfección de los grandes destinos del alma. Olga tuvo una vida plena e intensa y murió a la edad de los 99 años. Desde entonces se dice que su espíritu susurra a los oídos de los que se sienten abandonados por su suerte, que no teman, que confíen, que tras los vaivenes de la vida, late un destino mayor que acompaña y protege a los que siguen adelante.

Anuncios

4 pensamientos en “La leyenda de Olga

  1. Que profundo… precioso me a encantado!!!

    En alguna que otra ocasión, por circunstancias de la vida, he llegado a decirme a mi misma. Que mala suerte tengo! o mi destino esta en la mala suerte!
    la verdad es que me siento muy identificada con esta historia de Olga y me la he apuntado para que cuando la vida me sorprenda con acontecimientos inesperados, no pierda la esperanza.
    Muchisimas gracias por compartir con nosotros estos cuentos tan bonitos.
    Enhorabuena por el exito que estais teniendo un abrazo para todos vosotros.
    Elena.

  2. We are a gaggle of volunteers and opening a brand new scheme
    in our community. Your website offered us with helpful info to work on.

    You’ve performed a formidable job and our whole neighborhood will probably be grateful to you.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s